Relato: Cita a Ciegas Traidora (1)





Relato: Cita a Ciegas Traidora (1)

CITA A CIEGAS TRAIDORA


En la esquina de Dorrego y Mitre, de una ciudad…., hace unos
años, funcionaba un bar, medio raro, que prometía citas a ciegas. El lugar, no
era demasiado santo, con lo cual, disponía de cuartos internos, para que las
parejas que recién se conocían, pudieran tener sexo si así lo deseaban. La
cuestión consistía en mesas, con teléfonos, que se comunicaban al azar, a través
de líneas internas con otras mesas. Una vez comunicado, uno directamente
conversaba e intentaba ganarse a la chica/o que respondía del otro lado del
aparato, todo ello en pequeños boxes separados, lo que impedía verse los unos a
los otros.


La experiencia la había practicado un par de veces y me había
divertido bastante. De hecho, había conocido a 4 o 5 chicas, con las que tuve
sexo en esas habitaciones internas el mismo día de la primera cita y con 3 de
ellas, he continuado por un tiempo más, teniendo relaciones fuera de ese bar.


Ese viernes, estaba bastante aburrido y decidí ver que pasaba
allí.


Inmediatamente luego de ubicado, recibí un llamado. Una chica
con voz disfónica comenzó a hablarme y me sedujo de inmediato. Traté de impostar
una voz de tipo locutor, para causar el mismo efecto en ella. De todas formas,
no se anduvo con rodeos y me dijo que solía ir allí, porque podía tener sexo con
cualquiera, sin compromisos y sin vergüenza, ya que la mayoría de los que allí
acudíamos era con ese fin. Me habló de sexo, de masturbaciones, de sexo duro, de
cuero y lencería erótica. La verdad es que me estaba calentando bastante y
aprovechando la privacidad del box, bajé lentamente mi mano para frotarla sobre
mi pene a medio erguir…cuando me dijo: " Seguro que te estas tocando…" – Me esta
viendo, pensé..y me avergoncé un poquito…pero luego reaccioné y le dije que si,
que me estaba tocando y que estaba seguro que ella también se estaba tocando,
cosa que me confirmó. Seguimos hablando con la certeza y la tranquilidad de
saber que ambos nos estábamos tocando y empezamos a hablar de esclavos y
sumisión.


Le dije: "Me encantaría taparte los ojos con un pañuelo
grande y besarle todo el cuerpo sin que puedas verme.."


Me contestó : " Me fascinaría que lo hicieras … te propongo
que vayamos a una habitación pero solo si te atreves vos también a usar un
pañuelo y lo hacemos ambos sin vernos."


De inmediato accedí, porque mi pene estaba casi por explotar
de mis pantalones. Con la ayuda de ambos mozos ( los que atendían las 2 mesas )
nos llevaron con los ojos vendados hasta la habitación. Una vez allí, empecé a
acariciarla. No me importaba si era linda, fea, gorda o flaca…mi calentura hacía
que la quisiera coger ya, pero mis manos me mostraban que no solo no era ni
gorda ni flaca, sino que la mina tenía un cuerpo espectacular. QUE HACIA ESTA
MINA AHÍ ¿?, me preguntaba yo, mientras pensaba con la poca sangre que no estaba
en mi entrepierna y aún me llegaba al cerebro.


La desnudé lentamente y cumpliendo con lo prometido, le besé
todo el cuerpo…recorrí cada centímetro de su piel, lamiendo y mordiendo
suavecito….me agaché detrás de ella y le pasé la lengua recorriendo la raya de
su culo y rozando el ano, a lo que respondió con suspiros. Al tacto, nos
deslizamos hasta la cama y nos revolcamos un rato durante el cual, manejó mi
pene como una habilidad magistral.


Me deslicé en la cama, hasta quedar con mi pene a la altura
de su boca, para que me lo chupe, instantes antes de penetrarla. Lo chupó con la
misma habilidad que lo había manipulado previamente. Se trataba de una experta
sin duda. Una vez embadurnado de su saliva, me deslicé nuevamente hacia abajo
para penetrarla. – No, asi no ( me dijo ) me gusta hacerlo a cuatro
patas….SIIIIII, dije….se acomodó de esa forma y yo detrás de ella, con mis
piernas por dentro de las suyas y comencé a penetrarla. Era caliente…se sentía
caliente y fogoza..una diosa del sexo. Empecé de a poco…insertando mi glande en
su conchita y a moverme lentamente, intentando mostrarle toda la integridad de
mi pene dentro de canal, hasta clavarme en el fondo.


Cada vez que llegaba al fondo, sentía sus suspiros y su voz
ronca que me decía: " Cojéme así que me encanta… dejámela clavada en el fondo
que gozo como una yegua.." lo cual me ponía mas al palo. En esa misma posición,
me llevé mi dedo pulgar a la boca para impregnarlo de saliva y luego se lo clavé
en el culo. La tenía ensartada por ambos orificios y la perra gemía como
enajenada. Jugué en círculos con mi pulgar para tratar de dilatarle el esfínter
durante unos minutos y cuando estaba mas caliente que nunca, cambié de
agujero…abandoné su concha para clavarme en el fondo de sus entrañas, mientras
ella seguía gritando con su voz ronca que no parara, que la siguiera cogiendo de
esa forma desesperada que la iba a llevar a un orgasmo único….y así fue, unos
minutos después de destrozarle el ano, sentí que le llegaba el orgasmo prometido
y atrás del de ella, el mío, que le inundaba las tripas de leche caliente y
espesa.


Asi me quedé reclinado sobre su espalda hasta que mi pene se
redujo de tamaño y fue expulsado por su culo. Dio la vuelta y me lo chupó hasta
dejarlo bien limpito y sin restos de nada. Fue ese el momento en que pregunté si
ya nos podíamos sacar las vendas de los ojos, a lo que ella, con su voz ronca
respondió: " Crees acaso que vale la pena vernos la cara ¿? Si ya sabes que
juntos cogemos de primera ¿? Si nos sacamos los pañuelos podríamos
desilusionarnos…así que mejor, dejémoslo así y dejemos que el azar vuelva a
encontrarnos mañana o la semana que viene aquí mismo. Me pareció prudente la
sugerencia, así que a tientas, nos vestimos y nos retiramos de la habitación.


De ahí, salí en mi auto con destino a la casa de mis padres,
que era en ese entonces, donde yo vivía aún. Minutos después de entrado el auto
a la cochera, siento que se detiene otro auto. Al asomarme veo que era mi
hermana, que regresaba de vaya a saber donde. En cuanto entró sentí un perfume
que conocía demasiado y cuando me dijo "HOLA" casi me muero…..DESDE CUANDO ESTAS
DISFONICA ¿???


Continuará….


Comentarios, consejos, críticas y lo que venga a:
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Cita a Ciegas Traidora (1)
Leida: 468veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados