Relato: Jacinta (1)





Relato: Jacinta (1)

Jacinta es una de las tantas mujeres que en determinado
momento de su vida se tienen que hacer cargo de todo.


A los veinte años la abandonó el marido dejándole sólo el
hijo de dos años.


Desolada, no sabía que hacer. Era conciente que le esperaban
situaciones muy duras, pero quizás nada tanto como el soportar a un hombre de
muy baja calaña, como era su, ahora ausente, marido.


Más proclive a golpearla que a trabajar y al trago que al
afecto familiar, en un principio Jacinta lo vió como una salida a su misera vida
pero enseguida entendió que más que salida fue la entrada a una situación peor
que la que vivía.


Muy limitada no por capacidad, ya que era muy inteligente,
sino por posibilidades sólo sabía trabajar el campo o ocuparse de las cosas de
la casa.


Como en la ciudad no existía la posibilidad de trabajar la
tierra optó por dedicarse a trabajos de domèstica por horas.


Empezó mal, no duraba nada en los empleos que la aceptaban
con el chico, porque a poco de comenzar el dueño de casa o el hijo pretendian
que en los servicios que brindaba, se incluyeran los sexuales. Cosa entendible
porque Jacinta era una mujer muy atractiva.


Alta, morena, de belleza aindiada plena de magnetismo y con
un exhuberante cuerpo moldeado por las rudas tareas realizadas en su vida. Los
pechos habían tomado con la lactancia un impresionante porte que se mantenía
intacto a pesar de que el nene ya no mamaba, y sus anchas y bellas caderas no
habían sido alteradas por el parto.


En sus idas y venidas fue a parar a la casa de un señor sólo,
que necesitaba a alguien que se ocupara de mantener la casa en funcionamiento.


Jacinta estaba contentísima, el señor era muy gentil,
tremendamente educado y además le encantaba el nene al que colmaba de afecto y
regalos.


Por esas razones y también porque era tipo muy atractivo y
porque ella estaba realmente necesitada de un hombre, aceptó cuando le hizo la
consabida invitación a compartir su cama.


A Jacinta le gustaba naturalmente el sexo pero sus
experiencias hasta ese momento habían sido rayanas con la violación.


Tipos necesitados de una mujer sólo para descargar sus vergas
indiferentes a las necesidades de ella, adolescentes rápidos como vuelo de
pájaro y un marido agresivo que incrementaba esa agresividad cuando, totalmente
tomado, no conseguía mantenerla dura, habían sido sus experiencias.


Con su patrón, por llamarlo de alguna manera, todo era
diferente. Suave y sutíl la besaba totalmente, se detenía en sus pechos que,
sabiamente estimulados conseguían una brillantez especial, sobre todo los
pezones por los que aún, salían chorritos de leche que él bebía como si fuera un
bebe inmenso.


La primera vez cuando su lengua llegó a la vulva ella
instintivamente lo rechazo pero el firmemente insistió hasta lograr que el
clítoris fuera un caramelo en su boca. Jacinta, al descubrir que eso que ella
rechazaba era fuente de inmenso gozo, se entregó totalmente retribuyendolé con
los abundantes jugos que manaban imparables de su vagina.


Jacinta también se maravilló al ver como la verga de él, que
delicadamente le había metido en la boca, aumentaba de tamaño y dureza y la beso
ardientemente, a pesar de su inexperiencia, imaginandola como instrumento de
placer clavada en su concha.


Eso fue sublime, sensaciones no sentidas hasta ese momento
hacían que Jacinta perdiese el control una y otra vez al compás de un cadencioso
movimiento que la llevaba a sentir desde la puntita sola haciendo cosquillas en
su puerta hasta la integra introducción de esa dura barra dentro de ella.


Cuando el derramó con una interminable eyaculación todo su
semen dentro de ella, Jacinta comprendió porque eso que a ella le atraía pero no
la satisfacía, debía ser considerado un acto sumamente placentero.


En su lenguaje simple y llano exclamó:


-Señor, ¡¡eso si que es cogerse a una mujer!!


Continuará


No se pierda en el próximo capítulo el increible vuelco que
sufrira la vida de Jacinta como consecuencia de un polvo bien echado.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Jacinta (1)
Leida: 314veces
Tiempo de lectura: 3minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados