Relato: Todo empezó como jugando



Relato: Todo empezó como jugando

Ninguno de los dos se dio cuenta como empezó, pero lo que era
un gustito para dormir termino siendo la mejor relación sexual imaginada.


En efecto, era apenas una niña de 10 años, cuando mi hija se
acostumbró a que le haga cariño a sus piernas y se relajaba con ello. A veces me
pedía que le haga caricias a su oreja y otras beses que le bese sus piesitos. Se
trataba de una solicitud ingenua y sana, ni yo lo veía morbosamente.


Pero ya cuando fue creciendo y a sus 14 años aproximadamente,
me di cuenta que sus gustos por esas caricias estaban yendo muy lejos y a veces
me abrazaba y ponía su cuello cerca de mi boca o se sentaba en mis piernas y me
sobaba el pene.


Un día en la computadora, escribía unos informes cuando vino
y me dijo Papa puedo acompañarte... y se sentó en mis piernas.


Al rato me pide que le rasque la espalda pero por dentro de
su polo.


Me percate que estaba sin su pequeño brasier y me pedía que
le rasque más al costado hasta casi llegar a tener contacto con sus intocables
pezones. De repente, me agarro la mano y me la comenzó a besar y me chupo el
dedo como si se tratara de mi miembro diciéndome. Soy una bebita, dame mi
chupón...y se reía tiernamente.


Otro día, estábamos solos y ella que se estaba duchando en el
segundo piso me llamo para que le suba una toalla. Cuando entre, grande fue mi
sorpresa al verla totalmente desnuda y sin ocultar o tapar nada. Trate de no
mirarla directamente pero me busco conversación y me dijo que le daba un poco de
miedo ducharse sola.


De repente se volteo y me dijo que me fije si su espalda
estaba con jabón. Que linda colita. Ya no podía mas. Fue en ese momento que le
dije dame la toalla que yo te seco. Y la comencé a acariciar y ella comenzó a
gemir débilmente. Sin darnos cuenta ella me agarro el pene y me dijo. Papa tu
eres la mejor persona para enseñarme todo del sexo. ..es el momento.


Me desvestí a besándola apasionadamente primero por su
espalda y cuello y luego en la boca, nos desvestimos y la saque cargada desnudos
los dos a su cuarto.


Allí comencé a besarle su tierna vagina y encontrarle su
punto preciso cuando comenzó a gemir fuertemente y gritar ¡Ahora papi, hazme
mujer!.


No tuve otra opción, mi miembro estaba excitado y erecto como
que se iba a reventar y explotaba por introducirme allí, en esa tierna y virgen
tierra.


Metí mi brazo por su cintura y echada boca abajo le comencé a
introducir mi erecto pene. Ya su rajita estaba totalmente húmeda y lubricada, lo
que hizo más fácil esa primera experiencia. Luego trate de alejarme y escaparme
pero esa niña ya convertida en mujer, dejo en mis labios y en mi piel un sabor y
unas ganas enormes de volver a vernos en esa intimidad.


Desde aquella vez, siempre que estamos solos, experimentamos
nuevas cosas y ella me dice que nunca se casará ni se enamorará de nadie porque
conmigo disfruta todos los placeres imaginables.


Hoy ella tiene 16 y un cuerpo de sirena que atrae todo tipo
de miradas a mi paso por la calle.


El otro día como a las 3 de la madrugada se apareció en mi
cuarto y de repente me despierto muy excitado cuando la encuentro que me había
sacado la verga y me la estaba mamando.


Esa es mi hija, capaz de hacer feliz a su padre y ser feliz
también ella.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 5
Media de votos: 9.40


Relato: Todo empezó como jugando
Leida: 25785veces
Tiempo de lectura: 2minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados