Relato: Relato corto de un polvo



Relato: Relato corto de un polvo

El otro día, estuvimos mi marido y yo, colocando cosas en
casa; separamos las que no usamos tan frecuentemente para llevarlas al ático. Le
dimos el último repaso, separamos lo que subíamos, cogimos un par de cervezas y
subimos.



Llegamos al ático y empezamos a colocar lo que había para
dejar sitio a lo que llevábamos; lo colocamos y pusimos las cosas que subimos.
Cuando acabamos lo que habíamos ido a hacer, nos sentamos en el suelo: abrimos
las cervezas y hablamos de lo grande y espacioso que había quedado.




- Ya sé donde vamos a venir a follar, aquí no nos oye
nadie.- Se me ocurrió decir.




Me miró con cara de "te falta un tornillo" y siguió mirando a
su alrededor y bebiendo cerveza. Al rato... miré hacia él, le agarré la
barbilla, acerqué mis labios a los suyos y pasé mi lengua por el contorno de
éstos. Luego intenté separarle los labios con mi lengua y le di un suave beso;
al que él respondió con un morreo en toda regla. Le acaricio la entrepierna y se
pone a 100. Con el pie cierra la puerta y mete su mano por mi pantalón buscando
mi placer. Me separa las piernas, me baja un poco el pantalón y mete dos dedos
en mi chochito. Ante la situación y el placer que aquello me estaba produciendo,
me lancé a por su polla para chuparla como si fuera una piruleta, pero con más
ganas. Me levanta la camiseta y se pone a jugar con mis pezones, mientras yo
sigo chupando mi caramelo. Nuestros gemidos sonaban al unísono, eran
ensordecedores y apasionados. Me cogió por la rodilla, la levantó un poco y de
un solo golpe se introdujo su polla en mí. Aproveche para morderle las tetillas
y jugar con sus pezones; mientras él jugaba con mi clítoris. Nos corrimos entre
los deliciosos jugos y los gritos y gemidos de placer.



Nos levantamos y me apoyé en la estantería: él me cogió por
la cintura y dijo: "prepárate para disfrutar, cariño". Volvió a metérmela y
comenzó a bombear ¡ZAS! ¡ZAS! ¡ZAS! y a la vez que bombeaba volvía a excitarme
el clítoris, mientras yo estiraba mi mano para poder acariciarle los testículos.
Esta vez los gemidos duplicaron a los anteriores, lo que hizo que la velocidad
del acto se acelerara: ah!!! ah!!! ah!!! aquellos movimientos, aquella
circunstacia estaban provocando un placer inmenso he intenso lo que hizo que el
placer se duplicara.



Ante la atónita mirada de los vecinos, bajamos, entramos en
casa y con una pícara mirada, nos volvimos a besar.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 3
Media de votos: 7.00


Relato: Relato corto de un polvo
Leida: 26925veces
Tiempo de lectura: 2minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados