relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Seducido por un viuda caliente





Relato: Seducido por un viuda caliente

SEDUCIDO POR UNA VIUDA CALIENTE



Todo sucedió en mi último viaje a ciudad de México, cuando
supervisaba unas competencias deportivas, con un compañero tico.


Las competencias se realizaban en horas de la mañana,
retornando al Hotel a las 3 de la tarde, cuando almorzaba, luego me retiraba a
mi habitación hacer mis anotaciones para el informe final del evento y me
acostaba a descansar hasta las 7 de noche, cuando salía a cenar y a conocer la
ciudad.


Luego de tres días en la misma rutina, fuimos invitados por
una de las delegaciones participantes a una Parrillada de Carne Asada, cosa que
hicimos esa noche asistiendo a la casa de Berta, una de la anfitriona de la
competencia.



Al llegar fuimos recibidos por los amigos que nos habían
invitado y por Berta (la anfitriona), luego de pasar un buen rato, tomando
cervezas y comiendo los asados, comenzaron a retirarse algunos de los jóvenes
atletas y uno que otros invitados, eran casi las 9 de noche.



Cuando decidí retirarme con Juan (tico), llegó Alicia, una
linda mexicana acompañada por dos amigos y una niña. (Alicia, es una mujer de
estatura dentro del promedio, con un cuerpo bien torneado y muy atractiva)



Pensé que uno los caballeros sería su esposo y como la niña,
le decía mamá, deduje que era su hija. Cosa que confirme después. (La niña tenía
8 añitos.


Cuando me levantaba de la mesa para despedirme, se me acercó
Alicia, y me preguntó.


¿Para donde vas? ? Contesté, para el Hotel, mañana debemos
levantarnos temprano a supervisar las competencias.



Me agarró el brazo y me hizo sentar, diciéndome. Usted, no
cree que es de mal gusto que uno llegue a una fiesta y que otras se vayan,
cuando uno acaba de llegar.


¿ Cómo te sentiría? ? Dije, mal. Así, me siento yo.


Me sentía muy mal, le pedí disculpas porque que ella tenía
mucha razón, así que volví a sentarme, y Alicia, hizo lo propio al lado mío.


Yo estaba un poco confundido, los dos compañeros de Alicia,
se habían sentado en otra mesa alejados de nosotros.



Berta, trajo más cerveza y varios platos de carne asada,
colocándola enfrente de nosotros, al lado izquierdo estaba sentado mi amigo
Juan, impresionado por Alicia.


Luego de un rato de estar conversando, le pregunté su nombre
y él de su esposo.


Me contestó, no tengo marido, soy viuda.


Mi sorpresa fue mayor, ante su contestación.



Dije, viuda tan joven. Si viuda, mi esposo murió en un
accidente de tránsito, hace cinco años.


Pero debes tener novio, dije. Alicia, contestó no, solo
amigos riéndose. Por eso estas bien acompañada.


Los caballeros que ves ahí, le alquilo unas habitaciones en
la casa donde vivo.


Como así. Pregunté


Dijo, tengo una casa de dos pisos, una independiente de la
otra, en la planta baja tengo dos habitaciones, que alquilo y la parte de arriba
la uso yo y mi hija.


Dije, comprendo. Pensaba que uno de ellos era tu esposo.


Alicia, dijo, mal calculo, uno es casado y el otro es un
amigo, pero hasta ahí, cuando vienen a ciudad de México, le alquilo el piso y
son gente muy seria.



Pregunté, Alicia una mujer tan atractiva como tú, debes tener
muchos enamorados.


He tenido varios novios pero nada serio. Y no me interesa
nada permanente, tan así, que me opere para no tener más hijos, suficiente con
mi bella hijita.


Contesté. Entonces somos dos. Como así, respondió.


Dije, me hice la vasectomía hace un par de año.


¿Eres casado?. Si soy casado, ¿tienes hijos? Tengo dos hijas.


Me interrumpió, Juan, diciendo. Soy soltero y sin compromiso
riéndose.


Alicia, contestó que raro un hombre de tu edad, no se haya
casado.


¿Cuánto años cree que tengo?. Preguntó, Juan.


Alicia, contesto, parece un hombre de unos 50 años
aproximadamente. No tanto tengo 43 dijo Juan. Alicia, preguntó y cuantos años me
pones.


Juan, dijo por lo que veo como unos 35 años. Y tu José cuando
años me pones, dije, creo que unos 30 años.


Dijo tengo 28 años, tuve mi niña a 20 año, cuando me case. Y
tú José, cuantos tienes.


Tengo 45 años. Alicia, me contestó, parece con muchos menos.


Gracias, por el piropo, dije.


Continuamos conversando, aunque Juan, era el que más se
insinuaba, tratando de ver hasta donde podía llegar. Y yo, en el medio de los
dos, escuchando los piropos y los avance de Juan hacía Alicia.


No obstante, Alicia procuraba entablar conversación conmigo.
Cuando estaba comiendo un trozo de carne asada, siento la mano de Alicia sobre
mi muslo. La Mire en la cara, ella sonría, pegando una su pierna a mi muslo y su
pecho contra mi antebrazo, mientras continuaba moviendo su mano hacía mi pubis,
hasta tocar mi pene, en ese momento solo era un bulto dormido, que fue
despertando a medida que Alicia, comenzaba a mover su mano sobre mi pene.


Decidí, bajar mi mano con mucho disimulo hasta que toque la
rodilla de Alicia, pegándome más a la mesa, moviendo mi mano por encima del
muslo, cuando sintió mi mano, se pego a la mesa acercando unos de los platos de
carne asada, con su tenedor tomó unos trozos y los colocó en su plato.


Diciéndome, quiere José. Dije sí. Dame los más chamuscaditos.


Cuando terminó de repartir, comenzó a comer. Yo comencé a
mover mi mano hacía su cueva. Tratando de subirle el traje, quería llegar a su
raja. Alicia cerró las piernas, así, que retrocedí mi mano hasta su rodilla.


Ella, levanto su cuerpo un poco de la silla, disimulado tomar
la botella de chile (picante), momento que aproveche para subirle un poco el
traje, y colocar mi mano en su rodilla desnuda.


Alicia, volvió a sentarse, continúe moviendo mi mano a lo
largo tocando la parte interna de su muslo desnudo. Abrió, más las piernas y mi
mano siguió su ascenso hasta llegar a tu tanga humedad, coloque dos dedos en el
centro de concha por encima de tanga y lo moví de arriba abajo. Alicia, cerró
los muslos, para volver abrirlos, continué lo que estaba haciendo.


Alicia, se inclino hacía adelante pegándose a la mesa, yo
hice mismo procurando que nadie se percatara lo que pasaba debajo de la mesa.


Ella, abrió más las piernas, pude separar la tanga a hacía un
lado y tocar su concha con pocos vellos, pero mojada.


Trate de meter un dedo en su vagina, pero Alicia, reaccionó
cerrando los muslos e impidiendo que lograra mis propósitos.


Alicia soltó el tenedor, me apretó el brazo que tenía
aprisionado y acercándose a mi oído. Dijo, no, aquí no, me oíste. Dije, sí.


Lentamente, fui moviendo mi mano hacía afuera, a medida que
ella abría las piernas.


Cuando liberé mi mano. Dije, Berta, donde esta el baño.


Berta, contestó. Tienes que entrar a mí recamara y al lado
derecho hay una puerta.


Cuando me levantaba, Alicia, dice me permite ir primero que
tú, me estoy ¡¡¡¡¡ he tomado muchas cervezas, al menos que este muy apurado
José.


Conteste no, puedes ir primero. Dijo, entonces vamos. ¿Como?
No te asuste hombre, no vamos a entrar los dos. Puedes acompañarme, pero yo
entro primero dijo, Alicia, riéndose.


No hay problema, conteste y nos fuimos a la recamara de
Berta.


Era una habitación muy espaciosa y todas las luces estaban
encendidas.


Alicia, dijo, espera un momento. Entró al baño, dejando la
puerta entre abierta a propósito, mientras yo me sentaba en la cama a esperar.
Pude ver Alicia, levantarse el traje dándome la espalda y bajarse la tanga. Me
llamó la atención sus dos nalgas blancas duras y bien formadas.


Luego se sentó en la taza del baño, ahí no podía verla ya que
la puerta la cubría.


Cuando termino, se colocó frente la puerta, levantándose el
traje dándome el frente, y fue subiendo la tanga lentamente, para que la viera,
así pude verle él triangulo de venus depilado parcialmente, y sonriéndose salió
del baño. Te toca a ti.


Me levante de la cama y entre al baño. Preguntándome ¿Te
gustó lo que viste?.


Contesté, te ves bien muy bien. Me alegro, riéndose,
apartándose para que yo pasara.


Oriné, rápidamente con cierta dificultad, mi verga estaba
dura, Alicia, me había excitado.


Cuando termine y sacudía mi pene, Sentí la presencia de
Alicia, en el baño, cerrando la puerta me agarro la verga y dijo, déjame que
termine de sacudírtela ante mi asombro, había entrado sin darme cuenta.


Dije, pensé que te había ido, no puedo contestó, ¿ porque?


Se acercó a mí y me beso en la boca. Mientras con la mano me
manoseaba la verga erecta, nos besamos ardientemente. Dijo, pon el seguro a la
puerta, cosa que hice, Alicia se sentó en la tasa del baño, dijo, acercarte
corazón.


Tomó mi verga y comenzó a lamerla y a chuparla, pasando su
lengua alrededor de mi glande rojo y duro, lo lamía a lo largo del tronco, para
subir y meterlo en su boca. Decía, que rico sabe esto, señalando mi verga bien
parada ya. Siguió, mamando como si fuera un caramelo, lentamente al principio y
acelerando su ritmo después, sin quitar su vista de mi cara, yo había cerrado
mis ojos para disfrutar la mamada, era una sensación indescriptible.



Dije, me va hacer venir, pero Alicia no se detenía,
continuaba sus movimientos con su boca y la lengua, dije, voy a venirme Alicia,
ella se detuvo para abrir más la boca, hasta que explote en lo profundo de su
garganta, descargas largas y abundantes, Alicia, tuvo que apretar mi verga con
la mano, para detener momentáneamente mi leche, y tragar la que pudo retener en
la boca, cuando aflojo la mano seguí expulsando semen dentro de su boca hasta
que ella, que sacó mi verga de la boca y dirigió los últimos chorritos hacia un
lado de su cara, mientras se tragaba la que tenía dentro de la boca.


Cuando termine, me limpio con su boca los residuos que
quedaban en mi verga.



Te gustó, José, sí. Alicia se levantó y dijo, préstame tu
pañuelo para limpiarme un poco.


Nos arreglamos la ropa, ella se limpio la cara. Se acercó y
me beso introduciendo su lengua dentro de mi boca, restregando su cuerpo contra
mi verga.


Mejor salimos. Dije, ve tú primero, te alcanzo ahora. Esta
bien, José, te espero en la mesa.


Cuando retorné, encontré a Juan, sentado en mi puesto. No
dije, nada y me senté en el puesto de Juan.


Juan, continuaba enamorándola con más agresividad, Alicia,
solo se reía de las cosas que le decía, sin dejar de mirarme.


Media hora después, Berta, anunció. Bueno muchachos voy a
llevarlos al Hotel. A Juan y a mí.


Alicia, dijo, Berta no te preocupe yo los llevo. Caben todos
en tu carro y que vas hacer con tus dos invitados y la niña.


Alicia, dijo, no te preocupe que mi carro es grande.


Nos despedimos de Berta, y salimos hacía el auto de Alicia,
yo iba conversando con ella, le pregunté, tus amigos no se pondrán bravo. No me
importa, ese es problema de ellos.


Me subí al auto, en el asiento detrás de Alicia que conducía.


Nos acomodamos los cinco, la niña iba sentada en la rodilla
de unos de los amigos de Alicia.


Llegamos primero a la casa de Alicia, donde dijo, a sus dos
amigos que se bajaran que ella nos iba a llevar al hotel.


Uno de ellos dijo. Vas a regresar sola. Dijo. No te
preocupes, que José me va acompañar a casa.


Todos quedaron sorprendido por la contestación de Alicia.


Juan, se me queda viendo y sé sonriéndose. Dijo que suerte
tienes.


Dejamos a Juan, en el Hotel, diciéndole que antes de la 9 de
la mañana estaría de vuelta, y que me esperara para asistir a los campos de
juegos.


Regresamos, a casa de Alicia, su hija venía dormida. Al
llegar la cargue y subimos al segundo piso, eran casi las 12 de la noche.


Entramos a su casa, llevé a la hija a una de las recamara, y
salí, mientras Alicia le ponía la ropa de dormir.


Cuando cerró la puerta del cuarto de su hija, se arrojo
contra mí besándome ardientemente y apretándose contra mi cuerpo. Seguimos
besándonos por un rato hasta que dije, vamos a tu cuarto.


Nos desnudamos rápidamente y comenzamos a besarnos y a
tocarnos por todo el cuerpo. besaba los senos, el cuello, las orejas, comencé a
bajar con mi lengua, hasta llegar a sus muslos, Alicia, gemía sí amor
AHAAAAAAAAHHH UUUUUUUMMMM sigueeeee. Rico, rico, ricoooo.


Busque sus labios vaginales los separe con la mano y coloque
mi lengua en su gruta rosada y mojadita, moví mi lengua hacía arriba y hacía
abajo. Seguía gimiendo oooooaaassssssi rico papi, siiiii. Aprisioné con mis
labios el clítoris y lo chupe fuertemente, todo el cuerpo de Alicia tembló para
estremecerse después, tuvo una corrida larga y profunda. AAAHHHHHHHA OOOO.


Seguí pasando mi lengua a lo largo de la concha y con la
punta le estimulaba el clítoris, cosa que la hacía estremecerse y volvió a
correrse en mi boca.


Que rico lo haces José, dijo. Te gusto mucho, si contestó
Alicia.


Me acosté a su lado, mientras ella me manoseaba mi verga
erecta. La tienes dura y con ganas de coger. Si, dije.


Ella, se levantó sin soltar mi verga dura, y se la metió en
la boca. Luego, se separo. Sabe bien, te gusta dije. Si, pero primero la quiero
aquí señalando su concha mojada y trepándose sobre mí, fue empujando poco a poco
con su mano, mi verga dentro de su concha.


Fue bajando lentamente hasta tenerla toda adentro.


La tiene más grande de lo que pensaba. Quédate quieto, quiero
disfrutar este momento.


Comenzó a mover sus caderas hacia delante y hacía atrás,
restregándose contra mi pubis-


Luego se levantaba, dejándose caer suavemente, sobre mí.


Cuando quise tomar la iniciativa. Dijo, quieto, déjame a mi
corazón.


Se acomodó mejor sobre mi cuerpo, para besarme la boca,
mientras iniciaba su movimiento hacía arriba y hacía abajo, acelerando sus
movimientos. Yo apretaba sus nalgas con mis manos.


Comenzó a suspirar cerca de mis oídos. Rico papi, ricoooooo
OOOOOO UUUUUU


Volvió a correrse. Diciendo, me vengo me vengoooooooo
uuuuUUUUUUUuuuuuUUU.


Mientras mi venida estaba acercándose. Cuando detuvo su
movimiento, yo inicie los mío, agarrando sus caderas para poder moverme. Pase un
dedo por su culito, y lo quite. Al sentir mis dedos ahí, ella tomo mi mano y la
dirigió hacía la entrada de su culo.


Dijo, déjala ahí, José me gusta. Comencé a meter mi dedo
dentro de culo, entraba con cierta dificultad, le sacaba y le metía el dedo,
mientras seguía empujando mi verga en su concha.


Suave, José, que no estoy lubricada. Pregunte te gusta por
ahí. Sí, y solo con mi esposo


Te gustó, si contestó. ¿ Porque no lo hiciste nuevamente?.



Por la torpeza de algunos y me dolía un poco. Y otros novios
míos, no le gustan coger por ahí.


A ti si te gusta coger por ahí José. Dije sí.



Quiere hacerlo ahora o después que te vengas. Porque lo
preguntas. Dijo, porque quiero saborear tu leche nuevamente en mi boca.


Como estoy hoy, con algunos tragos encima, me puedo demorar
algo en venirme.


Entonces dame por el culo primero, pero me avisa, para
saborear toda tu leche papi.


Pregunte, como quieres hacerlo. Dijo, espera vengo ahora,
cuando regreso traía una crema.


Me la puso a todo lo largo de verga, y se puso un poco en la
entrada de su culo.


Ahora ven. Se acostó de boca abajo, yo me acomodé detrás de
ella, con mi verga erecta, le abrí las piernas y coloque la punta de mi verga en
la entrada.


Cuando lo sintió, abrió mas las piernas, y comencé a empujar
suavemente ayudado por mi mano para que entrara la cabeza.


Pregunté, estas bien, si dale corazón va bien, solo empújalo
más, más, si poco a poco así.


Fue entrando con poca resistencia en su estrechos culo, hasta
que sentí sus nalgas.


Dije, esta todo adentro. Si amor sigue, sigue, inicie él mete
y saca suavemente, mientras ella pujaba y gemía uuuummmmmmmmMMMMMmMMmm.
Incremente mi ritmo sabiendo que en cualquier momento mi venida era eminente,
Alicia se retorcía sus nalgas contra mi cuerpo, era un volcán en erupción.


Continuamos, ese ritmo por varios minutos más, cuando dije,
me vengo Alicia, me vengo, dale José, dale no pares amor, no pares, que yo estoy
llegando también, más, más, más, si, sii sigue, sigue, cuando de pronto explote
y descargue mi semen en su culo, mientras ella convulsionaba todo su cuerpo
acompañada de un grito de placer AAAAHHAHAHHHHHHHMMMMMMM.


Ambos quedamos agotados.. Me fui inclinando hacía un lado,
quedando boca arriba, mientras Alicia, mientras ambos respirábamos
profundamente.


Diciendo, OH ándale mi cuate ha sido soberbia la culiada que
ha regalado José.


Tocando con su mano mi caído y flácida verga. Dijo, se ha
portando muy bien. Así, parece contesté. Y eso que estamos comenzando dijo,
Alicia.



Volvimos a coger un par de veces más, por la concha y su
hermoso culo.


Finalmente Alicia, me limpio con su boca mi verga hasta
dejarla flácida totalmente, antes de quedar dormido y cansado.



No supe más de Alicia, hasta que la hijita vino a tocar la
puerta al día siguiente, vi mi reloj, eran las 8 de la mañana.


El resto de los días fueron espectaculares, tan así, que cada
vez que voy a México, a la primera que llamo es Alicia. Arriba las Mejicanas.




Agradecemos todos los comentarios recibidos... Si desea
intercambiar experiencias sexuales... Con mucho gusto le contesto... Solo a las
mujeres, sin importar la edad... Todas son bellas... chao



José


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 1.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Seducido por un viuda caliente
Leida: 1082veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com