Relato: Mi prima... la Flaca





Relato: Mi prima... la Flaca

Una tía mía se mudó lejos de la ciudad, a un pueblo que ni
siquiera aparece en los mapas alejado completamente de la civilización,
manteniendo solo comunicación a través de cartas.



En una de las cartas, contaba que estaba embarazada y luego
de unos meses, llegó otra carta a otra tía, pidiéndole si su hija (mi prima),
podía viajar a acompañarla en sus últimas semanas, ya que su marido, en esa
fecha tendría que viajar.



De rebote, caí yo en la invitación, ya que según mis tías,
necesitaría que un hombre estuviese ahí, que alguien tenía que llevarla al
hospital llegado el momento y como mi prima no sabía manejar y yo estaba de
vacaciones, partimos con mi prima al campo.



Con mi prima, la relación siempre fue muy buena. Ambos de la
misma edad, con amigos en común etc. Yo siempre con muy buena suerte con las
mujeres, en cambio ella, todo lo contrario. Era alta y muy delgada, con unos
pechos muy pequeños y apenas tenía culo … de cara , bien, pelo negro y tez muy
blanca, 17 años.



Llegamos a una ciudad cercana al pueblucho y de ahí tuvimos
que esperar como 4 horas, esperando la única micro que pasaba en el día con
rumbo a la casa de mi tía.




Al fín apareció la micro. El camino de asfalto, al poco rato
se acabo y ya todo era tierra. Llegamos al famoso pueblo, que a las finales era
solo unas cuantas casas. Afortunadamente, mi tio nos estaba esperando en su
camioneta cuando nos bajamos de la micro.



Luego de saludarnos, nos subimos y como si fuera poco, nos
metimos por otro camino de tierra, donde las casas quedaban separadas una de
otras por uno o dos kilómetros



Al fin llegamos a la casa de mi tío. Una casa de madera, pero
bien grande. Debo reconocer que el paisaje era precioso, todo campo, alejado
completamente de la civilización.



Atrás de la casa de mi tío había un bosque tremendo y con un
riachuelo que pasaba cerca de la casa.



Mi tio se quedó por una semana y luego lo fui a dejar en su
camioneta al pueblo, para tomar la única ordinaria micro que lo llevaría a la
ciudad. Yo con 17 años, no tenía licencia de conducir, pero en esos lugares no
importaba, ya que tampoco había carabineros.



Aproveche de comprar una buena dosis de cigarros y mi tio
paso donde un viejo, que vendía bencina en tambores, para dejar la camioneta con
combustible. De paso, aprovecho de mostrarme una casa grande, que era como el
hospital del pueblo, donde tendría que llevar a mi tía.



Me quedé solo con mi tía y mi prima



La noche se venía encima muy temprano, no había televisión,
por lo que nos acostábamos muy temprano.


Vecinos, casi ninguno, solo a veces se veía pasar gente a
caballo o en bicicleta por el camino de tierra, y siempre saludando muy
amablemente.



Llevábamos 5 días y mi aburrimiento era increíble. Bajar al
pueblo a comprar era la única diversión que teníamos, el resto solo era jugar
cartas, conversar y comer .. nada mas.



Hacía mucho calor, pero el riachuelo, de aguas cristalinas,
no era muy profundo como para bañarse. Mi tía nos dijo que mas arriba, se
formaban unas pozas, tampoco muy grandes, pero si lo suficiente como para darse
un buen chapuzón.



Ella por su condición no nos podía acompañar, por lo que una
tarde, luego del almuerzo, partimos solos mi prima yo.



El paisaje, repito era hermoso, sin ningún alma cerca de ahí.
Solo se escuchaban nuestros paso por sobre las hojas y el sonido de los pájaros.
Caminamos cerca de media hora siempre tratando de bordear el riachuelo, aunque a
veces la espesura de matas de zarzamora, no nos dejaban verlo y teníamos
obligadamente que alejarnos un poco.



A las finales encontramos un lugar espectacular, donde el
riachuelo formaba una gran poza y después de tirar algunas piedras grandes, nos
dimos cuenta que era profundo. EL problema era que no podíamos ingresar
directamente por las zarzamoras, pero como a 20 metros una gran roca nos
permitía pasar.



El lugar estaba completamente oculto, era espectacular. A la
orilla de las zarzamoras se formaba una especie de playa, de unos 5 metros,
donde solo había hierba. Ahí tomamos sol un rato.



Me saque la polera y como andaba con pantalones cortos, me
metí al agua, mientras mi prima, la flaca , me miraba de la orilla.



El agua estaba bastante helada, ya que provenía seguramente
del derretimiento de las nieves de los cerros que estaban mas atrás.



La invité a meterse y luego de un rato, se sacó su polera.
Aunque andaba con el traje de baño ( de una pieza, color fucsia ), no se quiso
sacar sus short y se metió a si al agua.



Al sentir el agua fría, sus pezones se mostraron a través de
su traje de baño. Como les mencione anteriormente, ella era muy delgada, con
piernas flacas , poco culo y tetas de niñita, sin embargo sus pezones eran
grandes, por lo que pude notar.



Debe haber sido la soledad, pero comencé a imaginar como
sería su cuerpo desnudo y el morbo de meterse con mi prima, que me comencé a
excitar. Pero como el agua me llegaba hasta la cintura, ella no lo pudo notar .
En vano trate de que ella se sacara los shorts, pero me dijo que no se había
depilado y que le daba vergüenza que yo la viera así.



Esa tarde no paso nada y luego de estar como dos horas en ese
lugar, retornamos a la casa.



En la ciudad nunca me hubiese fijado en una mujer con un
físico como mi prima, pero acá, era mi única alternativa.



Yo sabía que ella no era virgen, ya que un amigo mío anduvo
con ella por unos meses y en copete, me confesó que le había quitado la
virginidad.



Comencé a verla con otros ojos. Me imaginaba su cuerpo
desnudo. Recordaba sus pezones grandes por el frió del agua y su palabras " no
me he depilado " …. Me imaginaba verla con su traje de baño, con los pelos de su
concha asomándose entre sus piernas.



Al otro día no quiso ir a bañarse, pero al siguiente si.



Llegamos al mismo lugar y como la vez anterior, me metí yo
primero. Ella quedó en la orilla tomando sol, ya que quería broncearse, sin
embargo no se sacaba sus pantalones cortos, que casi le llegaban a la rodilla.



Le hice unas bromas diciendo que se vería estupenda bronceada
con solo la mitad de sus piernas y me encontró la razón, y luego de pensarlo un
poco, se saco los short, quedando solo en traje de baño.



Luego de una rato, se metió al agua. No pude ver su
entrepierna, por que estaba un poco lejos. La reacción de sus pezones fue la
misma y la mía igual. Jugamos un poco en el agua y luego ella se salió, diciendo
que el agua estaba muy fría. Se acostó a tomar sol de guata. Yo también me salí.
Mientras me secaba con la toalla, y como ella no me veía, mire detenidamente su
delgado y largo cuerpo. Su pelo negro …. Su espalda pequeña.. sus brazos delgado
…. Su traje de baño fucsia …. Un culo de pequeñas dimensiones y sus delgadas
piernas. Me pareció ver que unos delgados pelitos salían por detrás de su traje
de baño.



Me tendí a su lado. También de guata. Al rato ella se da
vuelta, para broncearse por el otro lado. No actué inmediatamente, espere que
cerrara los ojos por unos cinco minutos y luego me di vuelta, tratando de meter
el menor ruido posible.



Efectivamente no se había depilado, y los pelos de su concha,
salían por el contorno del traje de baño. Me quedé sentado, con la vista fija en
esos pelos que me calentaron de sobre manera.



Cuando vi que ella se movía, me acosté de espaldas. Dejando
un bulto considerable en mi pantalón, que seguramente ella debe haber visto.



Me dijo que tenía calor y se metió nuevamente al agua. Yo la
seguí. Comenzamos a jugar a tirarnos agua, hasta que la abrace por detrás y la
tome en brazos amenazándola con hundirla. Su ligero peso, me permitía levantarla
con muy poco esfuerzo. AL bajarla, casi queda sentada en mi verga, que estoy
seguro, no paso desapercibida.




Yo estaba muy seguro que a ella yo le gustaba. Siempre fui
(disculpen la modestia), el niño lindo del barrio, que todas andan detrás de el.
Hablábamos de cualquier cosa. En una de esas, le pregunté el por que había
terminado con mi amigo y me confesó que a el pensaba de una forma muy distinta a
la de ella.



Yo sabía muy bien que habían terminado por que mi prima era
muy cabra chica y que si bien es cierto, mi amigo la había desvirgado, el me
confeso que era muy fome para el sexo, aparte de esquiva. Que nunca consiguió
que ella se la mamara, que lo encontraba sucio.



Nos salimos del agua y yo le dije que pensaba saber por que
habían terminado. Argumente que Alfonso, nuestro amigo, tenía muchas
experiencias con mujeres y que se me ocurría que ella había sido muy niña, en
ese aspecto. Ella me confeso que pensaba igual.



Seguimos conversando, ella de espalda sobre su toalla y yo de
lado, muy cerca de ella. Veía en sus ojos el deseo que la besara, pero antes de
hacerlo, tenía que avanzar mas, para que ella supiera que no iba por solo un
beso.




************ Fin de la 1° Parte ************




POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO




***************** Segunda Parte *****************




Después de mucho conversar, me confesó que Alfonso era el
único hombre con el que ella había estado sexualmente hablando. Yo le confesé
que a diferencia de ella, yo tenía muchas relaciones en el cuerpo.



La conversación fue subiendo de tono y me dijo que ella
estaba clara que a su edad, ella tenía que ser un poco mas abierta al tema del
sexo, pero que no había tenido la oportunidad.



Fue en ese momento en que me acerque y la bese. Ella solo
cerro sus ojos y se dejo besar, moviendo muy suave su lengua. La bese una y otra
vez. Quedando ambos de lado, la abracé y la atraje hacia mi.



Cuando mi mano, puesta en su cintura bajo un poco, sentí como
su mano tomaba la mía y la volvía a poner en su lugar. Esto se repitió como 5
veces, hasta que aplique un poco de fuerza, para que ella no me la moviera, y
termino pidiéndome en un tono autoritario, que la sacara de ahí. Nuevamente
seguimos besándonos y mi mano bajo hasta sus nalgas, pero al mínimo contacto, su
mano volvía a tomar la mía.



La última vez, termino por molestarme un poco y la deje de
besar y me senté, mirando en silencio el riachuelo.



Ella también se sentó y me pidió que no me enojara. Le dije
que no estaba enojado, ero que prefería para un poco. Ella comenzó a besarme
detrás de la oreja, hasta que nuestros labios nuevamente se juntaron y caímos,
yo de espalda y ella casi sobre mi. Trate de que se subiera, pero no se dejó.
Luego bajé mi mano y acaricie una de sus flacas nalgas, sentí como que le
molesto un poco, pero me dejó actuar. Pero cuando mi mano busco donde nacían sus
piernas, nuevamente su mano, volvió a apoderarse de la mía y la coloco en su
nalga. Mi mano nuevamente bajo unas 4 veces y siempre ella volvía a sacarla.



Haciendo una especie de actuación, me levanté, con cara de
molesto y me tire al agua. Ella me preguntaba de la orilla si me había enojado y
yo no le contestaba nada. Me pidió varias veces que me saliera y yo la ignoraba.
Hasta que ella también se tiro al agua y me abrazó por detrás. Le dije que me
dejara tranquilo, por que el contacto con ella, me ponía nervioso (levantando su
ego). Ella que no estaba acostumbrada a que le digieran cosas así, me abrasaba
por detrás y me pedía que me diera vuelta.



A las finales me di vueltas y la abracé y la bese. Mis manos
bajo el agua se apoderaron de sus flacas nalgas y le hice sentir la dureza de mi
verga. Ella me beso con mas intensidad y se dejo tocar. Cuando mis manos
corrieron su traje de baño, sentó como eso le molesto, pero igual dejo que la
tocara, pero cuando mi dedo bajo hasta colocarse entre sus nalgas volvió su mano
maldita a sacarla de ahí.



Ella me abrazaba y me pedía que no me saliera, Le dije que ya
no jugara y me salí del agua acostándome en la toalla molesto. Ella estuvo un
rato mas en el agua y después siento como se sale y se coloca sobre mi espalda
con todo su cuerpo mojado



Le pedí que me dejara y ella continuó mordiéndome la oreja.
Le dije que si seguía, yo no respondía por lo que le pasara e igual siguió.



Me di vuelta y la coloque de espalda. Me subí sobre ella y la
bese apasionadamente. Ella respondió a mi beso. Comencé a besarle el cuello y
ella el mío. Bajé hasta sus pechos y me metí en la boca, su gran pezón que se
marcaba por sobre su traje de baño. Ella no dijo nada y me acariciaba mis
cabellos. De un rápido movimiento, le bajé su traje de baño, dejando sus pechos
al descubierto. Quiso subírselo, pero con una de mis manos tome la suya y se las
detuve por sobre su cabeza. Chupe sus pequeñas tetas como si fuesen las mejores
tetas de mi vida, succionado muy fuerte sus rosados y largos pezones. Sin dejar
de chupárselas, me baje acostándome a su lado y con una de mis manos, por dentro
de su traje de baño, le metí la mano entre sus piernas. Ella quiso soltarse,
pero yo la tenía muy bien sujeta, aparte que su fuerza, era mínima. Me encontré
con una abundante mata de pelos, esa misma que salía por el contorno de su traje
de baño, y que ahora se enredaban con mis dedos. Avance hasta encontrar su
húmeda concha, la que de inmediato comencé a masajear con mis dedos. Ella se
movía y me pedía que parara, mas al rato sus movimientos la delataron que estaba
gozando cono una perra.



La bese en la boca y le dije que se la metería por la buena o
por la mala. Noté que le gustaba que la trataran así y de un brusco movimiento,
la deje completamente desnuda. Ella estaba resignada a que su primo la
penetraría.



En un rápido movimiento, me coloque entre sus piernas.
Tomándolas de las rodillas se las abrí y no conforme con eso, se las subí lo mas
que pude, casi a la altura de sus tetitas, dejando toda su peluda concha
expuesta ante mis ojos. Ella trataba de sentarse, pero de la forma como la tenía
tomada, no podía hacerlo, incluso trato de taparse, pero sus manos quedaron por
fuera de sus piernas y no lograba llegar a taparse la concha.



Me quedé mirándola como un depravado, analizando cada una de
sus formas. Su coño era muy, pero muy peludo, hasta el día de hoy no he visto
uno tan peludo como ese. Sus labios no eran muy grandes, muy oscuros y su rosada
y jugosa piel me invitaba a devorarla. A diferencia de otras mujeres que tienen
un clítoris pequeño y escondido, mi prima tenía uno muy largo y completamente
expuesto. Eran como las 5 de la tarde y la luz del día no ocultaba nada.



Embelesado después de mirarla muy detenidamente, me metí de
cabeza entre sus piernas y comencé a chapársela una y otra vez, chapándosela
fuertemente, metiéndome su gran clítoris en mi boca, chapándolo solo a el, luego
pasándole mi lengua abierta, lamiéndola desde principio a fin, bajando incluso
hasta la entrada de su ano. Ella gemía de placer como una loca. Al parecer mi
amigo nunca la había tratado así. No se cuanto rato se la abre chupado pero fue
mucho. Mi cara estaba mojada con sus jugos y de todas formas mi lengua seguía
tragándose esa mojada concha.



( De haber sido una película porno, pienso que ustedes la
abrían adelantado, ya que fue demasiado )



No me detendría hasta que ella acabara en mi boca y así se o
hice saber. Ella se quejaba, gemía como una perra, estaba completamente caliente
sintiendo como su primo le chupaba con tal frenesí su sexo. Ella misma se tomo
sus piernas, quedando en la misma posición, permitiéndome liberar mis manos y
abrir y jugar con mis dedos en esa húmeda cavidad. Comencé a masturbarla con mis
dedos, mientras con mi lengua se la metía en el culo.



En una explosión de gritos, mi boca queda inundada por un
chorro expulsado por la vagina de mi prima, mojándome completamente la cara.
Mas, sin ningún asco bebí esos líquidos y continué chupándosela hasta que bebí
la última gota.



Mi calentura era increíble y mi leche apenas podía ser
contenida en mi interior. Me coloque a su lado, bajándome mi traje de baño hasta
mis rodillas y tomándola fuertemente de la cabeza la obligue a que me la
chupara. Mi prima se corrió el pelo hacia el lado y sin ningún asco se la metió
hasta el fondo y comenzó a chuparme con las mismas ganas que yo había puesto en
su zorra.



No se de donde saque fuerzas para no acabar inmediatamente en
su boca. Acostado de espalda veía como mi flacuchenta prima se metía mi verga en
su boca y hacía su mejor esfuerzo por entregarme el mismo placer que le había yo
entregado. Como una geisha obedecía cada una de mis ordenes, …… mas fuerte … mas
despacio …. Saca tu lengua …. Frótala contra tu cara ….. en fin todo lo que se
me ocurría , ella lo hacia, mientras yo le ayudaba a sostener su cabellera
negra, para que no me tapara la visión, preguntándome a cada rato si me gustaba
como lo hacía.



Yo le decía que me encantaba su boca y que quería llenársela
de semen y cosas por el estilo. A ella le fascinaba que yo le hablara así y me
decía que le hablara mas mientras me la chupaba. También le provocaba mas morbo
que le digiera prima, en ves de su nombre.




Ya primita … quiero que te tomes toda la leche que te voy
a echar en la boca ….. a si que prepárate … y traga … tal cual como yo me
trague tus jugos de tu concha prima calentona … por que eras una caliente
……. Mira como le chupas la verga a tu primo … eres muy caliente …… y eso que
aun no te la he metido …. Te la voy a meter ….. ¿ te gustaría sentir lo que
tienes en la boca en tu zorra? …


Ahsgggg aaaaa si primo ………. ¡¡¡¡ Después me la metes
!!!!! … ¡¡¡¡¡¡¡ahora quiero probar tu semen en mi boca ¡!!!!!!!!…. Me lo voy
a tragar como tu me lo pides ….




Sentí como mi leche subía ya sin poder contenerla. Ella
comenzó a masturbarme, con su boca abierta a pocos centímetros de mi verga,
esperando que de esta brotara mi semen …..



Una explosión de semen retenido, salió disparado de mi
verga y cayó en su boca …. Ella , con una mirada descontrolada, veía como
salía la leche de mi verga e iba a parar a su boca.



Luego hizo algo por iniciativa propia, que me encantó.



Abrió su boca y saco su lengua completamente blanca con mi
semen. Me miró directamente a los ojos, me la mostró y luego la volvió a
meter, sacándola completamente limpia, como señal que se lo había tragado.



Después de eso, ella se echo a mi lado, y con su mano,
jugaba con mi verga, toda mojada y ya sin fuerzas. Estábamos completamente
desnudos. Su delgado cuerpo expuesto al sol de la tarde, que poco a poco iba
perdiendo su poder.



Nunca jamás imagine que podía encontrar en mi prima, una
forma de descargar mi calentura, en esas lejanías ………



Pero la historia no termina ahí …..




Si le gusto, pueden enviar sus comentarios a


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Agradeceré su valoración


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 4
Media de votos: 7.75





Relato: Mi prima... la Flaca
Leida: 5417veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados