relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: día de campo de tres locas





Relato: día de campo de tres locas

Autor: Renata Contreras

DIA DE CAMPO DE TRES LOCAS ADOLESCENTES

Fuimos a un día de campo, invitadas por una compañera del primer año de educación media. Éramos tres chicas traviesas, llenas de vida y deseos de salir de la rutina diaria. Cuando fuimos la vez anterior, hicimos cosas que no hubiésemos hecho solas. La anfitriona nos proponía algo y, sin pensarlo mucho, si nos parecía, lo hacíamos .Así, ya nos habíamos bañado desinhibidamente desnudas en el estero cercano y permanecido así aunque sabíamos que unos jóvenes campesinos nos estaban observando, Sin ser lesbianas nos acariciábamos íntimamente en medio del bosque cercano y otras cosas pecaminosas más. Este año, en que ya teníamos 15 y 16 años, quisimos repetir el baño porque nos había producido mucha adrenalina el sabernos observadas. Así es que salimos esta vez acompañadas por Duque, el perro de la casa, grandulón, torpe y juguetón que jugaba con nosotras en la casa, para meterlo al agua y entretenernos.
Nadie supo que salimos y que nos fuimos camino al estero. Llenas de risa nos desvestimos rápidamente y nos tiramos al agua, Duque nos siguió y así estuvimos largo rato nadando, tirándonos agua, subiéndonos al lomo del perro en las partes bajas y con el ojo puesto para detectar si los campesinos se detenían a mirar. Afortunadamente, nada se veía.
Lorena, la anfitriona, entonces nos dijo si nos atrevíamos a ser poseídas por el perro, lo cual nos causo mucha risa, pero ella insistió en que había sabido que muchas mujeres lo hacían y nos dimos cuenta que hablaba en serio. Se acallaron las risas, nos miramos y riéndonos otra vez dijimos que sí. ¿Cómo lo haremos? dijo Berta, la mayor, yo no tengo idea. Yo tampoco dije un poco asustada pero interesada. Lorena dijo entonces que lo haríamos por sorteo.
Tomo tres pedazos de ramas de sauce, se dió vuelta, las acomodó y presentándonos los tres palitos perfectamente alineados por arriba, nos dijo que la que sacara el mas largo sería la primera y así sucesivamente, que las dos que quedaran libres tenían que ser las ayudantas para conseguir un buen resultado o sea penetración real.
Yo estaba un poco asustada pero acepté las condiciones y procedimos a sacar el palito. Afortunadamente, Berta saco el más largo, y yo saqué el más corto. Tenemos que actuar en conjunto nos dijo Lorena. Ponte una polera para que no te rasguñe el perro le dijo a Berta, tú acerca el perro y acaríciale el vientre para que se excite me ordenó, yo voy a mirar que no haya nadie cerca. Llamé a Duque y comencé a acariciar su pelaje del lomo y bajando poco a poco, con un poco de temor o vergüenza , no sé, y llegué a su pene, le hice algunos movimientos en su funda y comenzó a aparecer su rojo glande, el perro lamió lo que había asomado mientras yo seguía excitándolo con éxito puesto que salía más y más el largo y rojizo pene de Duque, volvió Lorena diciendo que no había moros en la costa y ordenó a Berta que se pusiera en cuatro patas, con las piernas separadas para dar la altura y que no le pisara las pantorrillas. Trae a Duque me dijo y lo hice, ella tomó las patas delanteras y las colocó sobre el lomo de Berta, tomó luego el pene del perro y dijo que estaba duro y listo para meterlo en la vagina de Berta,.El perro no hizo nada para meterlo así es que me pidió que lo masturbara más fuerte para incitarlo mientras conseguía que el perro abrazara fuertemente a Berta . Ahora sí el perro comenzó a buscar donde meterlo, yo tenía entre mis manos su pene y sin vacilar, lo llevé a la entrada de la vagina. El glande encontró la entrada, Lorena empujó a Duque desde atrás, mientras yo dirigía la entrada. Comenzó el vaivén del perro, Ay, decía Berta mientras el perro se lo metía hasta el fondo, me duele un poco. Se aceleró el perro y, finalmente se quedó quieto descargándose dentro de Berta.
¿Como estuvo? le preguntó Lorena, ! Sí!, como estuvo repliqué yo,… fue rico, muy rico, pero me dio miedo de que me rompiera por dentro porque me empujaba con mucha fuerza dijo, y se echó en el pasto para descansar mientras Duque le pasaba la lengua por su vagina sorbiendo los jugos que manaban del interior y se lamía el relajado pene.
Se paró Berta y dijo que ahora le tocaba a Lorena, que no se hiciera la lesa. Sin decir nada, Lorena se puso una polera y esperó a que le preparáramos el perro. Yo creo que pensó que Duque no iba a ser capaz de hacerlo otra vez, pero, luego conseguí que se le pusiera duro de nuevo. ¡Ya Lore, te toca, ponte en cuatro!, le dije. Berta lo subió sobre su cintura y lo fue acomodando.
Abre más las piernas le dije, porque quedaba muy alta, baja el culo un poquito más, Lorena riéndose lo hizo y Duque comenzó a buscar con movimientos rápidos. Todavía tenía el pene entre mis manos, lo llevé a su vagina y el glande entró sin dificultad, Berta empujó a Duque hacia delante y entonces el pene entró completamente. El perro empujaba y el nudo quería entrar pero no podía Berta empujó con fuerza a Duque y, con un grito ahogado, Lorena dejó entrar ese nudo en su vagina, me cagaste Berta, dijo Lorena pero ya no tenía vuelta, el perro dejo de moverse y se vació en su interior.
Luego se bajó quedando levemente abrochado y lamió su pene y la vagina de Lorena. Estaba cansado y se echó sobre el pasto. Yo estaba caliente pero creí que no me pasaría nada después de dos coitos de Duque. Lorena se metió al agua para lavarse y se dirigió a mí. Prepárate me dijo que no te vas a salvar, si no es hoy será mañana pero no te salvarás, ni te lo pienses. Me entró un poco de miedo ya que yo no tenía experiencia sexual alguna, aunque no estaba virgen a causa de un vibrador que en una ocasión había usado. Temía ese nudo que debía causar gran tensión, dolorosa tensión al entrar. ¿Te dolió mucho la entrada del cototo ese? Le pregunté, ella respondió, “Un poco, pero no es dolor sino una sensación extraña que termina siendo placentera. Es rico sentirlo dentro”.
Bueno, a todo esto, Berta ya estaba trabajando al perro y, aunque cansado, reaccionó desplegando todo su aparato en las manos de Berta¡ Listo! gruñó, Lorena, ponte como una perra en celo me dijo, ¡Ya Berta tráelo! Yo estaba nerviosa pero quería que me pasara lo que tenía que pasar. Abrí mis piernas y bajé la cabeza para mirar hacia atrás para ver el pene antes de que entrara. El perro me montó ayudado por Lorena. Sentí como me abrazaba con fuerza para que no fuera a separarme, ya estaba entrenado y sabía que hacer. Comenzó a buscar la entrada y Berta lo condujo. De un empujón entró hasta el nudo. Yo lo sentí, me pareció que dolía pero no, no era dolor era solo un empujón que pretendía meter algo dentro de mí, me relajé, aflojé todo y ¡ay, ay!, sentí como entraba de una vez.
Duque aceleró, yo sentía mi vagina hinchada por ese pene duro y largo que parecía que me empujaba el útero, y tuve un largo orgasmo justo cuando el perro dejó de empujar y dejaba sus jugos en mi interior. Lo sentí rico, que quieren que les diga, me sentí llena y ahora estaba botando semen y mis jugos, todavía en cuatro patas con el nudo dentro y yo apretando mis músculos para que no saliera todavía. El perro se bajó y con un ruido extraño, se despegó de mí. Se lamió el pene y fue sobre mí con su lengua, me senté y abrí las piernas para facilitar su mamada.
Vi a Lorena y Berta masturbándose de calientes que estaban. Mientras comentábamos lo ocurrido y nos lavábamos en el estero, unas risas contenidas entre los arbustos nos avisaron que el espectáculo había tenido observadores lo cual tendría sus consecuencias más adelante. Es otra historia que algún día contaré. Nos secamos y vestimos rápidamente, tratando de descubrir en qué punto de los hechos comenzaron su observación. La más complicada era yo por ser la última pero eso lo íbamos a saber esa misma tarde cuando dos jóvenes habitantes del lugar nos contactarían.

Tal como pensábamos, fotos en mano nos abordaron y hemos sido chantajeadas por ellos aunque las fotos son realmente malas.



La foto es de Lorena en otra ocasión, porque no hemos abandonado el vicio, dice que no le importa que la remita.porque no se ve nada. Es un gran perro, ¿ no es cierto?

Autora: Renata Contreras

Si me remiten fotos o videos les enviaré otras de mis amigas y mías donde no se me vea la cara.

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 18
Media de votos: 7.94





Relato: día de campo de tres locas
Leida: 26551veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados


Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com