Relato: Mi vecina la madurita



Relato: Mi vecina la madurita

Mi vecina madura


Todo empezó hace un par de años cuando me mude a vivir a mi
actual piso, soy un chico joven de 23 años y tengo un gran problema el sexo,
siempre pienso en eso y me encanta sea con la mujer que sea.


Como iba diciendo hace un par de años me mude a mi actual
casa y lo típico empiezas con simples saludos en el ascensor con los vecinos y
luego coges algo de confianza con algunos, pues en frente de mi puerta vive un
matrimonio con un niño de 9 años, el hombre es muy amable y me ayudo ha reformar
a mi gusto el piso, la mujer tiene unos 45 años y se llama pilar, también
bastante amable y a su edad se conserva muy pero que muy bien.


Al principio era todo muy normal pero desde hace ya unos
meses la mujer venia mucho a pedirme cosas, hasta que un día estando yo en el
baño llaman a la puerta y como tengo la costumbre de andar desnudo por casa pues
me puse una toalla alrededor de la cintura y fui abrir, era mi vecina que quería
un poco de café, me dirigí a la cocina le traje el café y al dárselo se me cayo
la toalla, ella se sonrojo pero no movía sus ojos de mis partes, lo cual me puso
rojo como un tomate y deprisa me agache a colocarme de nuevo la toalla, pasaron
los días y mi vecina dejo de venir a pedirme cosas.


Una mañana salí al lavadero a tender mi ropa y ella estaba
allí enfrente, nos separaba un patio de luces de metro y medio, me saludo como
de costumbre y yo respondí comentándola que hacia mucho tiempo que no la veía, a
lo cual me dijo que tenia mucho trabajo y que no tenia tiempo para nada.


Al día siguiente cuando estaba a punto de echarme la siesta
llamaron a la puerta y al abrir allí estaba ella diciéndome si podía mirar a ver
que pasaba en su casa que se había quedado sin luz, le dije que por supuesto,
llevaba puesto unos pantalones cortos sin calzoncillos y ella llevaba una
camiseta y unos vaqueros, estuve merodeando por su casa desconectando todo lo
que parecía podía haber provocado la avería, al entrar en su habitación y
aprovechando que ella había salido a comprar vi un cajón semiabierto y no
resista la tentación, lo abrí y allí tenia unos conjuntos muy sexis,
semitransparentes y con unos tanguitas que me pusieron a cien, de pronto oí el
ruido de la puerta de la calle y cerré el cajón, ella entro y me pregunto por la
avería, Le dije que no había visto nada y cuando me doy cuenta ella estaba
fijamente mirándome la empalmada que me habían producido sus tangas y conjuntos.


Salí de esa habitación y me dirigí a otra a ver si encontraba
la dichosa avería, Pilar me invito a tomar un café pero antes me dijo que se iba
a cambiar, no me dio tiempo a contestarle cuando a través de una puerta vi como
se quitaba la camiseta quedándose con un sujetador que le hacia unos pechos
redondos y enormes, me quede inmóvil notando como mi polla comenzaba a crecer
por momentos, seguí observando ella de espaldas a mi empezó a desabrocharse los
tejanos, no creía lo que veía, empezó a bajárselos poco a poco hasta quedar
completamente agachada delante de mi, pude observar su conejillo depilado lo
cual me excito todavía aun mas, después de quitarse los jeans se desabrocho el
sujetador y eran unas enormes tetas ya que aun de espaldas se le veían Por los
costados, empece a sobarme la pija, se puso una camiseta y unas mallas para
estar por casa, yo que no podía mas le grite que iba al baño, allí me senté en
la taza del water y me hice una sonora paja digo sonora porque mis gemidos los
debió oír.


Al salir del baño me pregunto si me dolía algo porque oyó
unos gritos, a lo cual le respondí que me había cogido una pequeña rampa en el
brazo, me dijo que si quería un poco de hielo a lo cual dije que si para
disimular, cuando me trajo el hielo me estiro el brazo y con una venda me lo
coloco y yo del frío me solté de golpe y le frote un pecho, la mire y parecio no
haberle dado importancia pero se le notaba un gran pezón a través de su camiseta
lo que me volvió a provocar una gran erección, no aguantaba mas y de golpe y
porrazo la abrace dándole un enorme morreo a la vez que le agarraba el culo,
ella intentando resistirse hizo que nos cayéramos al suelo, ella encima de mi
Justa su raja encima de mi erecta polla, empece a disculparme pero ella hizo lo
que deseaba se tiro encima de mí besando y cabalgándome con las ropas puestas,
la cogí en brazos, medio manoseándola y la lleve a la cama allí le quite la
camiseta y le comí esas pedazos de tetas ella gemía y notaba sus jugos en mis
pantalones, la levante y le quite el tanga, empece a comerle su conejillo como
un loco ella gritaba de placer, asiiiiiiiiiiii, aaaaaaaaaaaaaaaah, un orgasmo
después de otro, es eso que se levanta y me dice que ahora le tocaba a ella y yo
le digo de hacer un 69, encantada me baja los pantalones y empieza con su lengua
de arriba a bajo de mi tronco yo estaba desesperado comiéndole su clítoris y
metiéndole algún Dedo que otro por su culito, mmmmmmmmmh, no aguantaba mas
avisándola me corrí en su boca, se lo trago todo y seguía comiéndomela hasta que
me follara, fue cuando se puso encima de mí cabalgándome como nunca me lo han
hecho, me corrí y ella tuvo varios orgasmos, después de haber fumado un
cigarrillo le dije que no me podía ir sin encularla a lo que ella no me
respondió simplemente me sonrío, la puse de espaldas y con un suave masaje
empece a abrirle el culo le metí la lengua en su agujerito y ya estaba
suspirando, después un dedo haciendo que se dilatara un poco después la mire le
di un beso la pues a cuatro patas y poco a poco le metí mi capullo, gritaba, la
ignoraba y seguía poco a poco, Sus gritos se iban convirtiendo en gemidos cada
vez más fuertes, de golpe se la metí, ella grito y me pidió que la culeara que
estaba a punto de correrse no tuve mas remedio que empezar a bombear mas fuerte
mas fuerte hasta que d pronto nos corrimos, la saque y me pidió limpiármela con
su lengua a lo cual no me podía negar, lamía mi falo de arriba abajo tragándose
todo lo que había dejándola completamente limpia.


Ahora una vez por semana viene a mi casa a por sal.


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Mi vecina la madurita
Leida: 22251veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados